No me considero un fotógrafo de viajes profesional, ya que mi actividad fotográfica viajera no vas –de momento- más allá de documentar de la mejor forma las experiencias vividas.

Sí que es cierto que siento un poco de enviada (sana) por aquellas personas que profesionalmente pueden dedicar su vida a recorrer el mundo con la cámara bajo el brazo y se pueden ganar la vida con ello… porque no hay nada más enriquecedor que viajar, ver sitios nuevos, descubrir lugares que no están al alcance de tu día a día y conocer otras culturas y otras formas de ver las cosas.

La ventaja principal del fotógrafo de viajes es la polivalencia. Si eres un buen fotógrafo de viajes eres un excepcional fotógrafo.

¿Por qué? Pues a mi modo de ver la versatilidad de registros que puedes realizar estando de viajes te hace ser mejor al exprimirte en más disciplinas. Hay que tocar muchos tipos de fotografía que curten y dan experiencia: Paisajes, retrato, street, arquitectura….

Normalmente el tiempo suele ser escaso y los recursos disponibles nos suelen ser los óptimos ya que normalmente no viajamos con todo el “arsenal” de material que podemos tener a mano en cualquier sesión específica que vayamos a realizar. En estas condiciones, maximizar el resultado solo depende de saber exprimir al máximo nuestra cámara y de nuestra experiencia acumulada.

Suelo viajar con una Olympus OMD EM5, acompañada de un par de objetivos: 12-40 f/2.8 y un ojo de pez de Samyang. Prefiero ir ligero de equipaje y con amplia movilidad que cargar con el resto del equipo pro que, posiblemente, me aporte más recursos para la toma de fotografías pero me limite la movilidad (y hablo del equipo pro por ser aquel que uso para mi trabajo profesional).

Y como el movimiento se demuestra andando, os dejo algunos ejemplos de lo que os comentaba anteriormente: la polivalencia del fotógrafo de viajes

 

RETRATO

lisboa-32

 

PAISAJE

_MG_0970 oporto-30

 

ARQUITECTURA

oporto-11salamanca-2-33

salamanca-2-28

 

STREET

P8050102

lisboa-05 oporto-08

 

Por cierto, a modo de spam (pero spam del bueno, del inofensivo), toda mi fotografía de viajes ha ido a parar a itinerae.net. Desde allí pretendo contar con pelos y señales todo aquello que pueda recorrer desde este 2016, aunque a modo de histórico está subido mucho de lo que tengo fotografiado… Pasarse y ya me contáis vuestra opinión

Qué pena no haber descubierto la fotografía hace unos años… ¡el mapa de localizaciones visitadas (y fotografiadas) tendría muchísimas localizaciones más!… En fin, c’est la vie

Seguimos en Lisboa, seguimos descubriendo una ciudad que tiene muchos posibles adjetivos que la definan. A la vertiente histórica, podemos añadirle la turística salpicada con un caos de tráfico bastante interesante.

Además, tratar de recorrer Lisboa a 35º no es buena idea, pero el calor no es excusa para no seguir recorriendo una ciudad cuya orografía, donde el centro histórico se compone de 7 colinas y las subidas y bajas son una constante, tampoco ayuda.

Lisboa es una ciudad que culturalmente aporta mucho. En cada esquina, cada calle, cada edificio tienes un trozo de historia.

Comenzamos la ruta por la zona de Belém, desde donde poder visitar el monasterio de los Jerónimos, la torre de Belém y el monumentos a los descubrimientos.

lisboa-2-63

El monasterio de los Jerónimos forma junto a la Torre de Belém un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983. De enormes dimensiones, comenzó su construcción en 1501 para conmemorar el regreso de Vasco de Gama desde la India. La pena es que solo pudimos verlo exteriormente, ya que estaba cerrado. Nos perdimos el claustro que dicen que es espectacular.

lisboa-2-33 lisboa-2-34 lisboa-2-35 lisboa-2-37 lisboa-2-38 lisboa-2-39 lisboa-2-40

El siguiente punto en el recorrido es el Monumento a los Descubrimientos.

Construido en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante. Fue encargado por el régimen de Salazar, tiene 52 metros de altura y celebra a los marineros, patrones reales y todos los que participaron en el desarrollo de la Era de los Descubrimientos.

El monumento tiene la forma de una carabela con el escudo de Portugal en los lados y la espada de la Dinastía de Avís sobre la entrada. Enrique el Navegante se alza en la proa, con una carabela en las manos. En las dos filas descendientes de cada lado del monumento, están las estatuas de héroes portugueses fuertemente ligados a los Descubrimientos, así como famosos navegantes, cartógrafos y reyes.

lisboa-2-41 lisboa-2-42 lisboa-2-43

Desde aquí, podemos sacar una panorámica que, gobernada por el monumento a los descubridores, nos englobe el puente del 25 de Abril sobre el rio Tajo.

lisboa-2-44

Nuestra siguiente parada es la Torre de Belém. Una antigua torre de vigilancia con una decoración exterior espectacular y una de las joyas del turismo cultural y arquitectónico de Lisboa.

lisboa-2-52 lisboa-2-54 lisboa-2-56 lisboa-2-57

De vuelta para el centro histórico, detalles que uno encuentra en el camino: El puente del 25 de abril

lisboa-2-59 lisboa-2-60

El recuerdo a leyendas en la fachada de la federación portuguesa de fútbol… que me llamó la atención ya que no sólo los personajes históricos en el ámbito político y cultural están recordados en cada parte de Lisboa… también los que pusieron a Portugal en el mapa futbolístico del mundo. El gran Eusebio:

lisboa-2-61

Antes de nuestra última parada, el parque de Eduardo VII:

lisboa-2-62

Por ultimo, la visita al el Castillo de San Jorge, en la colina más alta del centro de la ciudad. Un lugar donde sacar una de las mejores vistas de la ciudad.

lisboa-2-77 lisboa-2-78 lisboa-2-80

Datado desde el siglo VI a.C. y ocupado sucesivamente por los distintos pueblos. El castillo de San Jorge guarda gran parte de la historia de Portugal, hasta que la mudanza de la residencia real a la zona ribereña, la instalación de cuarteles y el terremoto de 1755, contribuyen a la degradación del monumento hasta que es clasificado como Monumento Nacional por Decreto de 16 de junio de 1910, donde sufre importantes obras de restauración hasta convertirlo hoy en día en un atractivo turístico de los más importantes de Lisboa

lisboa-2-81 lisboa-2-82 lisboa-2-84

lisboa-2-73 lisboa-2-85 lisboa-2-86 lisboa-2-87

Cerca del Castillo tenemos el barrio de Alfama, el barrio más antiguo y tradicional y donde poder callejear con ese toque clásico. Frente a la Iglesia de Santa Lucía tenemos un mirador desde donde poner tomar vistas a la otra parte de la ciudad.

lisboa-2-66 lisboa-2-67 lisboa-2-68

… y desde donde poder seguir apreciando las idas y venidas de tranvías atestados de gente:

lisboa-2-65 lisboa-2-69 lisboa-2-71

Lisboa … Nos vemos 😉

Cambiamos el Duero por el Tajo. Cambiamos Oporto por Lisboa. Cambiamos de ciudad (nos movemos hacia la capital) pero no cambiamos de paisaje: Seguimos oliendo a clásico, a tradición, a antaño… aunque se nota que hemos avanzado un paso.

lisboa-02 lisboa-03

Decía que Lisboa es mucho más que la línea 28 porque hay mucho (y bueno) para ver, pero el protagonismo de su tranvía es indudable. Funcionando desde hace más de cien años y con ese diseño clásico (aunque la mayoría son restaurados manteniendo el diseño original) te hacen retroceder a épocas pasadas.

lisboa-07 lisboa-08 lisboa-19 lisboa-20

La influencia del tranvía en el cielo lisboeta es tal que muchas calles presentan un recorrido muy particular.

lisboa-17

Como en días anteriores, realizamos una primera toma de contacto donde situarnos, aunque aun así, hay muchas cosas interesantes marcadas como vistas.

El Elevador de Santa Justa, construido en 1902 para salvar los desniveles que había entre los distintos barrios de la ciudad. De 45 metros de altura y estilo neogótico, este elevador une los barrios de Baixa y Chiado… aunque hoy es pura atracción turística y, además, lo hemos pillado en época de restauración.

lisboa-04

La Catedral de Lisboa (Sé), construida en 1147. Dañanada por múltiples terremotos fue restaurada durante el siglo XX. Lo típico es pillar al tranvía frente a la fachada y completar una estampa clásica de Lisboa, aunque para que engañarnos, mejor si lo hacemos al revés y pillamos el tranvía desde la fachada… No es la foto típica pero es “nuestra” foto y, seguramente, será diferente a la mayoría 🙂 … Aquí mi aportación a la «causa»

lisboa-21 lisboa-22 lisboa-23 lisboa-24 lisboa-25 lisboa-26

Pasear por la Rua Augusta de Baixa es pasear por uno de los lugares con más vida de la ciudad, donde puedes encontrar artístas de todo tipo y llegar a desembocar en la Plaza del Comercio tras pasar por el arco de la Rua Augusta.

lisboa-05 lisboa-09 lisboa-10 lisboa-15 lisboa-16

Con unas impresionantes vistas del puente del 25 de Abril a la derecha:

lisboa-12 lisboa-13 lisboa-14

En el camino de vuelta, la iluminación nocturna nos aporta otros matices:

lisboa-27 lisboa-28 lisboa-29

Y si seguimos paseando llegamos al barrio de Rossio, donde encontramos el Palacio de la Independencia:

lisboa-30

… y una bella princesa que nos acompaña todo el viaje 😉

lisboa-32