Libreria Lello

Para alguien como yo aficionado a la lectura, lector compulsivo en épocas y blogger de la temática (aunque ahora en estado de “abandono”), entrar en la Librería Lello es entrar en otro mundo.

Elegida por el periódico inglés The Guardian la tercera más bella del mundo en 2008 e incrementada su fama en su influencia sobre Harry Potter ya que, como comentaba ayer, existe el rumor de que algunas de las escenas de Harry Potter se grabaron allí, aunque la corriente más exacta parece ser que JK Rowling -que vivió un par de años en Oporto-, se inspiró en la librería para recrear alguna de las escenas de las historias de Harry Potter.

Su interior de madera -techos, paredes, …- y su peculiar escalera central definen la estructura de la librería. Un lugar de ensueño donde sumergirte en miles de libros… aunque el espacio haya que compartirlo con miles de turistas 🙂

Puestos a pedir, me pediría una hora en soledad en el interior de la misma… para disfrutar del entorno… y de los libros.

oporto-2-13

 

El techo, que parece ser madera tallada e impresiona por ello, en realidad se trata de yeso pintado. Misma técnica que fue utilizada en el ornamento de la escalera.

oporto-2-15 oporto-2-16 oporto-2-19 oporto-2-21

La vidriera superior, de 8 metros anchura incluye la insignia “Decus in Labore” (Dignidad en el trabajo), enlazada con el monograma de los hermano Lello, recordando la regla de oro que se aplica a todos los que entran en la casa Lello
oporto-2-22

“Quien sigue recorriendo el salón, contemplará entonces la escalera que es una pieza de sorprendente belleza de los fundadores de la librería por su apariencia delicada que refleja la audacia de su concepción. Se siente el deseo de subirla y el miedo de que nuestro peso la pueda dañar”. IN ALBUM DESCRIPTIVO, LIVRARIA CHARDRON, LELLO & IRMAO

oporto-2-23

La baranda si que está tallada en madera. Además, en este primer piso, si miráramos por el ventanal que da a la calle, tendríamos una vista privilegiada de la Torre de los Clérigos.
oporto-2-25 oporto-2-26 oporto-2-27 oporto-2-29 oporto-2-30 oporto-2-32 oporto-2-33

En la planta baja, en la zona alta, podemos encontrar los libros más antiguos, ubicado en los armarios superiores con puertas de cristal y con portadas en ojiva. Libros antiguos, raros y primeras ediciones conforman el contenido de dichas vitrinas.
oporto-2-37 oporto-2-38

 

 

Oporto histórico

Después de una primera toma de contacto recorriendo la zona de Ribeira, el siguiente paso es el plato fuerte: Recorrer el Oporto histórico. Una ciudad con un amplio patrimonio histórico aunque, tras la visita realizada a uno le da la sensación de que ese patrimonio histórico, junto con el resto del espacio arquitectónico y cultural de Oporto podría estar en mejor estado de conservación.

Recorrer las calles de los barrios históricos de Oporto es recorrer contraste entre un rico patrimonio y un estado de abandono más que avanzado.
Comenzamos el recorrido…
oporto-2-01
Pasear por Oporto supone encontrar con clásicos como el tranvía, pero también hay otro clásico: El desnivel y las escaleras a recorrer entre la zona de la ribera del Duero y la parte histórica de la ciudad… aunque bien vale la pena por tener una vista de Oporto desde uno de los miradores de la ciudad.
oporto-2-02 oporto-2-03 oporto-2-06
Lo que comentaba de ese estado de “abandono”, lo tenemos, sin ir más lejos, en la zona de este mirador, donde la vista de la ciudad contrasta con “paisajes” como este:
oporto-2-07
El siguiente punto en el recorrido es la Torre de los Clérigos y sus famosos 234 escalones de subida. Los 45 minutos de espera en la planta 4ª más el resto de tiempo a invertir en subir la mencionada torre han sido elementos más que suficientes para cancelar dicha visita, aunque las visitas desde la parte superior dicen que son privilegiadas.
Tanto la iglesia como la torre son obra de Nicolau Nasoni, uno de los máximos exponentes del arte barroco en la ciudad portuguesa. Comenzó a construirse en 1754 y se concluyó en 1763
oporto-2-08 oporto-2-10
A los pies de la misma, la actividad portuense sigue: Turismo por doquier y esas fachadas alicatadas tan típicas de Oporto.
oporto-2-09
El siguiente punto del recorrido es la Libería Lello e Irmao, una librería de ensueño -que bien merece un post único con las fotos de dicha librería-. Con respecto a dicha librería, he leído dos corrientes de opinión: Una que indican que ha servido de escenario para rodar algunas escenas en películas de la saga de Harry Potter y otra que nunca se ha usado para rodar, sino que sirvió de inspiración a JK Rowling para crear las escaleras de Hogwarts en los libros de Harry Potter.
Tanto de una forma como de otra (el fenómeno Harry Potter está bien explotado en la librería), la visita resulta poco romántica. El motivo es bien sencillo: Los miles de turistas hacen imposible disfrutar cada uno de los rincones que nos ofrece, convirtiendo una visita mágica en algo tremendamente comercial. Sacar fotos “especiales” es ciertamente complicado. Aun así, la visita merece la pena.
Su fachada presenta detalles modernistas y neogóticos. En su interior destaca el yeso pintado imitando madera, la escalera de acceso a la planta superior y las grandes vidrieras del techo.
oporto-2-11 oporto-2-18 oporto-2-24 oporto-2-35
Dejamos Lello  y seguimos caminando hacia la Avenida de los Aliados. Situada en pleno centro de Oporto que finaliza en el imponente Ayuntamiento, construcción enorme de mármol y granito.
oporto-2-41 oporto-2-43 oporto-2-44
Vuelvo a incidir en el estado de deterioro de alguno de los edificios modernistas que se encuentran en dicha avenida… y eso que estamos en una de las arterias principales de la ciudad:
oporto-2-47
Siempre vigilados por alguna de estas “gobernadoras” de Oporto:
oporto-2-45
Seguimos buscando “sabores” clásicos y nada mejor para conjugar el sabor y el clasicismo que ir al Mercado de Bolhao. Cuando uno entra en dicho mercado parece que entra en la máquina del tiempo y retrocede unas cuantas décadas. Un lugar nostálgico pero en bastante estado de deterioro que agrupa un montón de vendedores de frutas, verduras, carnes, pescados y todo aquello que podemos encontrar en cualquier de los mercados clásicos de nuestra ciudad:
oporto-2-50 oporto-2-51 oporto-2-52 oporto-2-53 oporto-2-54
Tras la parada técnica para el avituallamiento (ya va siendo hora de reponer después de la caminata que llevamos), un café en el Café Majestic, un establecimiento clásico y de obligada parada que lleva funcionando desde 1921.
Al Majestic le pasa como a la Librería Lello: Que siendo un reclamo turístico, apenas se puede disfrutar del mismo… incluso su comodidad no es su fuerte. Pero recrearse en una ambientación del siglo pasado, que conserva esa esencia clásica, bien merece la pena:
oporto-2-56 oporto-2-57 oporto-2-58
Activos y con el café en el cuerpo, seguimos con el recorrido turístico y fotográfico (Nota mental: Crear un post para explicar como combinar los viajes por placer con la fotografía 🙂)
Callejando por Oporto seguimos encontrando estampas tan identificativas de la ciudad, fachada que uno no se cansa de mirar buscando la historia que en ellas se escribe:
oporto-2-60 oporto-2-61 oporto-2-62
El siguiente punto de interés es la estación de tren de San Bento. El edificio, uno de los más importantes obras artísticas de principios del siglo XX, es uno de los grandes tesoros de la ciudad, ya que el hall se encuentra decorado con más de 20.000 azulejos en los que se relata la historia de Portugal.
oporto-2-65 oporto-2-66 oporto-2-67
Aunque ya que uno va con cámara en mano, siempre hay momento para captar escenas singulares:
oporto-2-64
Desde la estación de San Bento podemos ir al puente de Luis I que vimos ayer y apreciar Vila Nova de Goia o el barrio de Ribeira desde la parte alta de la ciudad. Además, en la parte superior de dicho puente también tenemos el paso del metro:
oporto-2-68 oporto-2-69
Por último, solo nos queda la visita a otro clásico: Una de las múltiples bodegas de vino de Oporto, un tipo de vino que pertenece al género de vinos conocido como vinos fortificados. Estos vinos nacieron en los siglosXVI y XVII, como producto de la adición de aguardiente al vino cuando está en proceso de fermentación, de forma que se consigue la estabilización del vino:
oporto-2-71 oporto-2-73 oporto-2-76
Con esto ponemos punto y final a un día bastante productivo desde el punto de vista fotográfico. Ahora ya conocéis un poquito más Oporto.

Oporto…Ribeira y Duero. Uniendo tradición y turismo.

Portugal. Oporto. Ribeira. Duero.

Como si de un zoom se tratase, el siguiente destino se encuentra en Portugal. En la histórica y turística ciudad de Oporto y más concretamente centramos nuestra base de operaciones en la zona de Ribeira, en uno de los márgenes del rio Duero.

oporto-01 oporto-02 oporto-05 oporto-06 oporto-07 oporto-09

El barrio de Ribeira es uno de los lugares más importantes a la hora de conocer el centro histórico de Oporto. Repleto de coloridas y decoradas fachadas que no te dejan indiferente y que le aportan un tinte retro y sabor antiguo muy particular. Lo bonito de la Ribeira, como del resto de los barrios de Oporto, es que no ha perdido sus particularidades, y conjugan a la perfección las casas de sus habitantes con las zonas turísticas., conviviendo de forma armónica. El tiempo parece haber concedido una tregua y haber marcado dos lineas, una para encontrar lo genuino, lo clásico… y otra para adoptar la modernidad, el turísmo en masa.

oporto-16 oporto-21

Como no, y sobre todo en estos días de calor, el río Duero también es un lugar para darse un chapuzón, sobre todo para los más jóvenes 🙂

oporto-08

El rio Duero, como punto de atractivo turístico, ofrece una paseo único por donde contemplar los puentes que unen ambas orillas, como el impresionante puente de Luis I, construido en 1877 por Teófilo Seyrig, quien era socio de Eiffel y que por esta relación se confunde su autoría.

Imponente, de dos niveles y tejido de hierros, le otorga al cuadro una elegancia decimonónica. 392 metros de largo y 174 metros en el nivel inferior dan fe de ello. El nivel más bajo se puede atravesar a pie o en auto; la parte alta es posible también transitarla como peatón o con el metro que la atraviesa.

oporto-10 oporto-11 oporto-12 oporto-13 oporto-15

Cruzar el puente de Luis I nos lleva a Vila Nova de Gaia, desde donde podemos apreciar la postal del barrio de Riberia.

oporto-19 oporto-23

En esta zona, repleta de embarcaciones clásicas mezcladas con toques de modernidad (como el teleférico que sube a la parte alta de Gaia), es donde podemos encontrar las zonas de bodegas típicas de Oporto y donde apreciar el laberinto de calles que componen el barrio de Ribeira y los contrastes que podemos llegar a observar:

oporto-21 oporto-14 oporto-22 oporto-25 oporto-20

Incluso da tiempo para que uno mismo pueda ser algo protagonista en alguno de los restaurantes situados en el paseo con estas vistas que continuamente vamos apreciando:

oporto-17

O incluso mimetizarse con el entorno 😉

oporto-27

De nuevo, vuelta a cruzar el puente de Luis I para rematar el paseo en la dirección opuesta, buscando siempre ir por el margen del rio Duero y buscando la caída del sol. Gente haciendo deporte, pescadores en busca de sus “trofeos” o simplemente personas caminando y disfrutando del entorno es lo que nos podemos encontrar, todo ello bañado por la luz de un atardecer que se hace mágico.

oporto-28 oporto-29 oporto-30 oporto-31 oporto-32 oporto-33 oporto-34 oporto-35 oporto-36

Acaba el día. Ribeira también es un lugar con encanto para cenar y pasear por la noche. Sentados en una terraza a la orilla del rio, degustando platos típicos portugueses (aquí os puedo recomendar donde comer un buen bacalao) y observar las vistas que ofrece el puente de Luis I y Vila Nova de Gaia iluminadas. Punto final a un día que no comenzó con las mejores expectativas pero que acaba con estas vistas:

oporto-37 oporto-38 oporto-39

Mañana, recorrido por el Oporto histórico.

PD.: Como compañera de viaje viene conmigo Olympus OMD EM5 y 2 objetivos: 12-40 f/2.8 y FishEye de Samyang… un equipo ligero y más que suficiente para este tipo de fotografía (al menos para el enfoque que le estoy dando, donde no se ha organizado el viaje como fotográfico y hay que ir rápidos y ágiles en la toma de fotografías)

Salamanca… Día 2

Segundo día en Salamanca… y como no, hay que comenzarlo donde se dejó el día anterior, en la plaza mayor. Un desayuno en el Café Novelty, fundado hace más de 100 años y lugar de reunión de ilustrados y bohemios.

La plaza mayor de Salamanca tiene ese estatus de punto de reunión, punto neurálgico desde donde partir todas las actividades que en ella se pueden realizar… y a partir de ahí empezamos nuestro recorrido que nos llevará por La Clerecía, la Catedral, Universidad, Puente Romano y otros lugares de interés de esta interesante ciudad: Recorrer Salamanca en un día y medio es apretar mucho el recorrido y, forzosamente, dejarse cosas sin ver…

salamanca-2-33

Justo enfrente de la Casa de las Conchas (cuyas fotos publiqué ayer por aquí), está el conjunto arquitectónico de La Clerecía, edificio monumental del barroco erigido por los Jesuitas en el siglo XVIII como seminario.. Conjunto que comprende la Universidad Pontificia (la otra Universidad), la iglesia y un claustro que parece más propio de un palacio real.

salamanca-2-3

Recientemente se ha habilitado el acceso a las torres de la Clerecía … y aunque el acceso no es gratuito, bien merece la pena pagar unos euros por tener unas vistas privilegiadas de todo el caso histórico de Salamanca desde la zona más alta de la ciudad.

salamanca-2-15

salamanca-2-4 salamanca-2-5 salamanca-2-6 salamanca-2-7 salamanca-2-8 salamanca-2-9 salamanca-2-11 salamanca-2-12 salamanca-2-13

Otra visita obligada es la catedral (o más bien, las catedrales): La silueta de las catedrales presiden el cielo salmantino y en su interior se recoge la vida y la historia de la ciudad y sus ciudadanos. Ambas catedrales, la vieja y la nueva, comparten espacio… lo que no suele ser muy habitual. La nueva (gótica, renacentista y barroca) nace y crece a partir de la vieja, románica.

Se recomienda, antes de entrar, buscar un astronauta esculpido sobre la roca en una de las puertas de acceso a la misma… aunque en este caso, no tuvimos éxito en su búsqueda.

salamanca-2-16

salamanca-2-20 salamanca-2-23 salamanca-2-24 salamanca-2-28 salamanca-2-29 salamanca-2-32 salamanca-2-34 salamanca-2-35

Otro de los puntos de interés es el puente romano, punto de acceso a la ciudad y que forma parte de la Via de la Plata, calzada romana que enlazaba Emérita Augusta (Mérida) con Astorga. Construido por los romanos para cruzar el rio Tormes y de, esta forma, poder acceder a la ciudad. Construcción fechada en el siglo I.

salamanca-2-36

salamanca-2-40 salamanca-2-42

Por último, la fachada de la Universidad, una de las joyas del arte renacentista español, realizada con la dorada piedra de Villamayor.

salamanca-2-43

Uno de los atractivos turísticos en buscar la famosa rana esculpida en en ella. En este caso tuvimos suerte… pero más suerte si cabe es poder hacer la fotografía de toda la gente buscando la susodicha rana.

salamanca-2-45

salamanca-2-44

Nos despedimos de Salamanca… Nuevo destino nos espera 😉

Salamanca… Toma de contacto

Dejé el blog a su suerte cuando terminó la pasada temporada de fútbol en primera división… y siguiendo el símil futbolístico lo retomo ahora que los equipos empiezan a rodar.

De momento, en un estado de desconexión necesario para afrontar con garantías las próxima temporada 2015-16 (que bien viene la comparación futbolística 😉 … Aunque no por desconexión hay que separarse mucho de la cámara, ya que las cosas se enfocan de otra manera: Se disfruta del tiempo sin obligaciones inmediatas (al menos durante los próximos 10 días), se disfruta de la familia y se fotografía única y exclusivamente por placer.

Y por aquí me tenéis… Disfrutando de Salamanca. De momento una primera toma de contacto con la ciudad y con una primera impresión bastante grata.P8050003 P8050009 P8050018 P8050021 P8050028 P8050032 P8050034 P8050048 P8050049 P8050053 P8050088 P8050090 P8050096 P8050102 P8050105 P8050127

Como buena ciudad universitaria, no puede faltar un emblema de la universidad, como es la tuna. Además, actuando a 2 bandas en la plaza mayor… Y es que hay turistas para todos 🙂

P8050128 P8050131 P8050145 plaza-mayor

 

Pradollano - Sierra Nevada

Sierra Nevada 2015

365 días. Un año ha pasado desde la última vez que pisamos Sierra Nevada… y a tenor de las fotos que os mostré aquí y las que ilustran este post, las condiciones de nieve no pueden ser más distintas.

Pradollano

Lo que antes era nieve por doquier ahora era un paraje cotidiano… donde antes podíamos destacar fotográficamente la nieve, ahora había que buscar otros detalles. En definitiva, ejercitar el ojo buscando detalles y composiciones que produzcan imágenes atractivas.

Pradollano

Dos días “pateando” Pradollano dan para hacer fotos… y en este caso, varios tipos y enfoques de foto.

La esperanza de disfrutar de un amanecer donde se mezclaran nubes, montaña, nieve resultaba altamente atractiva. Bien es cierto que nuestra ubicación no era la ideal por la salida del sol, pero había que intentarlo. De ese momento rescato los colores sobre Granada bajo un serpenteante camino típico de la zona, ya que hacia la otra orientación poco pudimos rescatar.

Pradollano

Seguimos paseando y buscando detalles y composiciones:

Pradollano

Pradollano

Pradollano

Y prestando especial atención a la arquitectura, tan típica de paisajes de montaña:

Pradollano

Pradollano

La noche –muy fría- dio para buscar las luces de Granada desde Sierra Nevada. Sencillamente mágico poder observar desde lo alto de un risco este entorno:

Granada desde Pradollano

Y llegó el domingo, el día para comprobar la escasez de metro cuadrado para la construcción:

Pradollano

Y para fotografiar Pradollano a vista de ojo de pez, como siempre, buscando una forma distinta de ver cosas cotidianas:

Pradollano - Sierra Nevada

Pradollano - Sierra Nevada

Pradollano - Sierra Nevada

Pradollano - Sierra Nevada

Pradollano - Sierra Nevada

Pradollano - Sierra Nevada

Como os comentaba el domingo, el binomio perfecto: viajar con cámara en mano 😉

 

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Ayer hablaba de momentos de desconexión, de retos por afrontar a lo largo del año y de la necesidad de desconectar de forma periódica para recargar energía… Como hay que predicar con el ejemplo, he hecho la primera parada: Sierra Nevada

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Si ahora estáis leyendo estas líneas posiblemente me encuentre haciendo un muñeco de nieve con mi hija o rebozándome con la nieve cual croqueta… y es que las fotos que ilustran este post son de una de las escasas salidas del año 2014, que han permanecido pacientemente en el disco duro hasta que ahora las he editado.

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Hoy, un año después estamos pisando la nieve. El año pasado fue una visita exprés ya que iba acompañada de otro emblema de Granada, la Alhambra. Este año es más pausada… momentos de disfrutar de la familia, dedicarles el tiempo que les “robo” en el día a día y, de paso, sacar la cámara a pasear 🙂

Este entorno, tan diferente a lo que estoy acostumbrado, ofrece muchas opciones que espero explotar en estos días –y mostraros por el blog en breve-

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Sierra Nevada

A nivel fotográfico, el protagonismo recae sobre la Olympus OM-D EM-5. Todas las fotos que aparecen aquí –realizadas el año pasado- están hechas con el conjunto Canon 6D + Sigma 24-70 mm f/2.8… que no viajaron solos e iban acompañados de algunos objetivos más… sumando un considerable peso.

En este caso, he minimizado el equipo fotográfico a la mínima expresión posible, contando con la Olympus y un par de objetivos: 12-40 f/2.8 y FishEye.

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Este es el equipo liviano que me acompaña a todas las salidas últimamente… e incluso a las salidas para fotografiar amaneceres… y es que el viajar ligero se agradece. Tiene sus desventajas –que analizaremos en post futuros- pero te ofrece la gran ventaja de ir muy ligero y tener un equipo que resuelve perfectamente la mayor parte de la ocasiones.

¡Disfrutad de lo que queda de día y nos leemos!

Sierra Nevada

Fotografia: Juan Giménez

Toledo

Desde hace unas semanas me había quedado pendiente una entrada sobre Toledo. Las fotos las podéis ver aquí y en algunas que ilustrarán la entrada.

Todo empezó con el viaje a Granada, donde el binomio 6D + 11-16mm fueron la pareja de baile. Siguió Madrid con la combinación anterior que tan buen sabor de boca me dejo más la OMD EM5 y terminaba en Toledo con solo el uso de esta última.

La idea era pasar discreto, aligerar peso, buscar algo portable que ofreciera calidad y que salir de paseo no supusiera llevar 3 kilos colgados del cuello y otros tanto en la espalda. La fotografía de viaje, a mi modo de ver, tiene que ser así. Al menos a mi me estaba empezando a dar pereza salir en esas condiciones. Esto no quiere decir que no pueda salir con la 6D (con la que me encuentro muy cómodo trabajando), pero qué quereis que os diga, con menos peso se va mejor 🙂

El resultado, satisfactorio. Satisfactorio y mejorable. Mejorable porque las lentes utilizadas no son las de más calidad, ya que el objetivo de kit es de todo menos luminoso, lo que obliga a llevar la cámara a ISOS altos donde lógicamente, no tenemos el mejor de los comportamientos. Bien es cierto que el sistema de 5 ejes que controlan el estabilizador de imagen permite disparar a velocidades lentas (sin necesidad de trípode, recordad que viajamos ligeros) lo que ciertamente ayuda.

Todavía tengo que seguir exprimiéndola, apenas unos cientos de disparos de uso, pero para el cometido que le tengo asignado, la satisfacción es máxima. Por aquí os dejo un link que he encontrado de un análisis de esta joya, para aquellos que queréis más datos

Además, la pareja que conforma con el fisheye se antoja bien avenida: Ofrecer un punto de vista diferente y personal de elementos que han sido fotográfico miles de veces aporta un plus de valor a este tipo de fotografía. En fin, cada tipo de fotografía que realizo la tengo estructurada tanto en el equipo que utilizo (cámaras + objetivos) como en la edición que suelo darle a cada una de ellas, la idea es dotar de una personalidad propia a todo el contenido generado.

Seguiremos con una cuarta entrega, un cuarto lugar… En este caso, Valencia y como los peces del “Oceanogràfic” han sido retratados a través de un ojo de pez 🙂

Vente pa’ Madrid

Madrid. Segunda estación –tras Granada- en mi ruta de visita a ciudades españolas marcadas para este 2014. Si a Granada era mi 4ª visita, a Madrid he perdido la cuenta de las veces que he “subido” a lo largo de los últimos años.

Hace unos meses –con motivo de la sesión que tuvimos Juan Giménez y un servidor con Xenia Tostado y Rodolfo Sancho-, ya estuvimos callejeando por Madrid. En este caso, la situación era similar: Visita para cubrir un partido histórico y aprovechar para recorrer las calles de Madrid en 2 días.

El primer día acompañado de la pareja que tan buen sabor de boca me dejó en la Alhambra (Canon 6D + Tokina 11-16 f/2.8) y el segundo dándole la alternativa a la pequeña de la familia: Olympus OMD EM5.

Nuevo sistema, nuevos objetivos, nuevo concepto para un mismo proceso: Disfrutar haciendo fotos. Y la verdad es que doy fe de ello. No significa que abandone un sistema (FF) para pasarme a otro (m43), pero sí que para ciertos cometidos la pequeña y liviana EM5 será mi compañera preferida. Me gusta llevar siempre una cámara a mano –nunca sabes qué imagen te puedes llegar a perder- y cargar con la mochila con la 6D, 2-3 objetivos, flashes, etc… se me estaba haciendo pesado para el día a día. Además, la tentación de probar cámaras similares y ver resultados me han animado a dar el paso.

En mi reciente visita a Toledo (y cuyas fotos veréis en breve publicadas por aquí), se simbolizó el traspaso de poderes:  Tenía que llevarme algo discreto, sencillo y que no pareciera una mochila de miles de euros en material fotográfico, algo ligero (que mi espalda soportara 10-12 horas diarias caminando)… así era el turno ideal para darle la alternativa a la EM5 para la fotografía de viajes.: Un cuerpo y 2 objetivos en una micromochila.

De momento os dejo las fotos de Madrid con este nuevo formato. Juzgad los resultados. No soy de hacer análisis sesudos ni comparar datos técnicos de una cámara con otra, eso se lo dejo a los que saben. Yo me guio por sensaciones y por el resultado final… y en base a eso  estoy más que satisfecho… y eso que todavía tengo que cogerle el punto 😉

Por cierto, podéis ver todas las fotos de esta seríe aquí y aquí.

 

Granada, Madrid, Toledo …

Dos meses sin pasar por el blog son muchos días. Prometo remediarlo 🙂 . La series y sesiones han ido creciendo, la actividad en fotografía social empieza a moverse y algún cambio en la “cacharrería” también ha habido. Pequeños cambios que me gustaría contar siempre desde el punto de vista fotográfico y que espero poder ir haciéndolo poco a poco. Esta semana ha sido la de retomar el blog como estáis viendo.

Todos nos proponemos una serie de objetivos a principio de año. En mi caso, uno de ellos era revisitar algunas de las ciudades en las que he estado anteriormente y cuyas calles recorrí sin cámara en mano. Granada, Madrid, Toledo, Valencia… eran algunas de esas ciudades que estaban en la lista. Por fortuna, algunas de ellas ya las puedo tachar como objetivos conseguidos.

A día de hoy, las tres primeras ya está tachadas de la lista, la 4ª no creo que tarde mucho en hacerlo y se vislumbra una quinta ciudad cuya visita se está “cocinando a fuego lento”.

Desde el punto de vista fotográfico, cada una de las tres visitas realizadas (y algunas de cuyas fotos habéis podido ver en la web o en estos portfolios), ha seguido un patrón fotográfico distinto.

Granada (en especial la Alhambra que fue mi objetivo fundamental), la hice casi íntegramente con la combinación Canon 6D + Tokina 11-16 f/2.8. Empecé el recorrido con el Sigma 24-70 f/2.8 pero a los pocos minutos ví que necesitaba algo más angular para darle el enfoque que quería conseguir con mi visita al interior de tan majestuoso lugar. Entrar en las distintas estancias y poder sacar semejantes momentos fue una sensación muy reconfortante. Valga como ejemplo la imagen superior a estos párrafos 🙂

Asimismo, como no, otra de las firmas de la casa: Las panorámicas. En este caso, un clásico: La Alhambra vista desde el mirador de San Nicolás.

Mi recomendación es hacer una visita mucho más pausada de la que yo hice (motivos horarios me impidieron hacerla de esa forma), se disfruta mucho más. Además,  como siempre hay que buscarle el lado positivo a todo, así tengo la excusa perfecta para poder volver y hacer el recorrido nocturno, que también tiene que ser mágico.