Desde hace unas semanas me había quedado pendiente una entrada sobre Toledo. Las fotos las podéis ver aquí y en algunas que ilustrarán la entrada.

Todo empezó con el viaje a Granada, donde el binomio 6D + 11-16mm fueron la pareja de baile. Siguió Madrid con la combinación anterior que tan buen sabor de boca me dejo más la OMD EM5 y terminaba en Toledo con solo el uso de esta última.

La idea era pasar discreto, aligerar peso, buscar algo portable que ofreciera calidad y que salir de paseo no supusiera llevar 3 kilos colgados del cuello y otros tanto en la espalda. La fotografía de viaje, a mi modo de ver, tiene que ser así. Al menos a mi me estaba empezando a dar pereza salir en esas condiciones. Esto no quiere decir que no pueda salir con la 6D (con la que me encuentro muy cómodo trabajando), pero qué quereis que os diga, con menos peso se va mejor 🙂

El resultado, satisfactorio. Satisfactorio y mejorable. Mejorable porque las lentes utilizadas no son las de más calidad, ya que el objetivo de kit es de todo menos luminoso, lo que obliga a llevar la cámara a ISOS altos donde lógicamente, no tenemos el mejor de los comportamientos. Bien es cierto que el sistema de 5 ejes que controlan el estabilizador de imagen permite disparar a velocidades lentas (sin necesidad de trípode, recordad que viajamos ligeros) lo que ciertamente ayuda.

Todavía tengo que seguir exprimiéndola, apenas unos cientos de disparos de uso, pero para el cometido que le tengo asignado, la satisfacción es máxima. Por aquí os dejo un link que he encontrado de un análisis de esta joya, para aquellos que queréis más datos

Además, la pareja que conforma con el fisheye se antoja bien avenida: Ofrecer un punto de vista diferente y personal de elementos que han sido fotográfico miles de veces aporta un plus de valor a este tipo de fotografía. En fin, cada tipo de fotografía que realizo la tengo estructurada tanto en el equipo que utilizo (cámaras + objetivos) como en la edición que suelo darle a cada una de ellas, la idea es dotar de una personalidad propia a todo el contenido generado.

Seguiremos con una cuarta entrega, un cuarto lugar… En este caso, Valencia y como los peces del «Oceanogràfic» han sido retratados a través de un ojo de pez 🙂

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.